Blog


La maravillosa locura de ser mamá y trabajadora

Mayo 2018

La labor de madre en el mundo es indispensable y la doble tarea que desempeña una mamá que realiza un trabajo fuera de casa merece especial reconocimiento. En la Fundación UV estamos muy orgullosos del desempeño de las mamás que forman parte de nuestro equipo de trabajo y teniendo el mes de mayo como pretexto, deseamos festejarlas compartiendo algunos de sus testimonios.

"Un trabajo que te ayuda a ser mamá se valora al triple"
Abril, mamá de Andrea

Lo que más me gusta de ser mamá es ver como salió de mí un ser que es único y tan mío y de su papá; verla crecer, descubrir sus habilidades y sus gustos tan marcados a una edad tan corta. Después de los primeros meses de haber superado los miedos, puedo decir que ésta es la etapa que más he disfrutado. Me gusta estar al pendiente, saber qué hace, qué come, cómo baila, cómo se desarrolla; sigo siendo mamá preocupona, pero ya no soy tan aprehensiva.

Ser mamá y trabajar es una locura, te partes en cachos porque tienes varios roles y no quieres fallar en el plano profesional, pero tampoco en el familiar. Mi prioridad es ser mamá pero también disfruto trabajar. Si bien en la Fundación UV son flexibles con los permisos por temas de los hijos, sería una maravilla que nos permitieran entrar más temprano y salir antes para estar más tiempo con nuestros hijos. Un trabajo que te ayuda a ser mamá se valora el triple y te permite rendir más.

"Me considero una mamá optimista: cuando se quiere se puede."
Elsa, mamá de Iker

Después del trabajo me encanta llegar a mi casa, estar con mi hijo que le gusta esperarme. Soy igual de niña que él, me gusta mucho jugar, ponerme en su lugar y hacer las cosas como él las hace. Aunque a veces soy regañona trato de disfrutarlo porque quiero aprovechar el poco tiempo que estoy con él.

Un día con mi hijo es ajetreado, nos levantamos temprano, lo llevo a la escuela, lo recogen sus abuelitos, comemos, avanzamos la tarea, regreso a la oficina y en la noche le doy de cenar y lo baño. Si me preguntaran que quisiera cambiar como mamá, diría que me gustaría estar más tiempo con él, organizar más salidas juntos porque quiero que tenga más recuerdos de sus paseos.

El rol actual de las mamás es muy difícil, uno trata de compaginar todo y a veces no se entiende la importancia de ser madre. Se trata de encontrar el equilibrio. Si se cambiara un poco el horario sería mucho mejor, es importante estar con los niños porque ellos nos necesitan.

"Independientemente de los problemas personales o laborales que se tengan, uno debe tratar de hacer el mejor papel como madre"
Guadalupe, mamá de Set Aram

Me gusta todo de ser mamá. A los 29 decidí que sería mamá a los 30 porque para mí el ser mujer no sólo significa divertirse y trabajar, sino ser madre y siempre pensé en tener un solo hijo.

Si le preguntan a mi hijo diría que soy una mamá muy difícil, vengo de un matriarcado por lo que las reglas siempre estuvieron presentes y eso es lo que le he transmitido a mi hijo.

Es muy difícil combinar el trabajo con ser mamá. De chiquito él iba a la guardería, yo trabajaba por las mañanas y ya no regresaba en las tardes. Después me salí de trabajar y puse un negocio para estar más tiempo con él, porque creo que si elegimos ser padres uno debe darles tiempo. Ahora que tiene 12 años y que estoy en la Fundación UV, mi mamá me lo cuida en las tardes. Me gustaría ser más flexible, menos exigente y más apapachadora.

"Cuando tienes a tus hijos es cuando sabes lo que es realmente el amor"
Lucía, mamá de Sebastián y Ana Sofía

Mis hijos son lo que más me gusta de ser mamá. Cuando llegas a tu casa, tu mundo cambia. Desde que nacen te enseñan lo que es amar a una personita, uno dice sentirse enamorada pero cuando tienes a tus hijos es cuando sabes lo que es realmente el amor.

Soy la "mamá enojona", me dice Sebastián, y sí soy estricta con mis hijos -ahorita con el mayor- que diga por favor y gracias, que levante sus platos sucios, que ponga la ropa en su lugar, etc.

Combinar el trabajo con mis hijos no es sencillo, afortunadamente mi esposo los cuida en la tarde. En esta época, es más calidad de tiempo que cantidad, porque desde que nacieron mis hijos he trabajado. No estamos mucho tiempo juntos, pero el tiempo que nos vemos lo disfrutamos

Como mamá tengo cosas que mejorar y ser más tolerante. Me encantaría pasar más tiempo con ellos, llevarlos y recogerlos a la escuela en un horario normal, y hacer más cosas con ellos.

"No sé si soy la mejor mamá pero para mi hijo sí lo soy"
Rosario, mamá de Luis Enrique

Me gusta saber que pude crear una vida y que la puedo ver crecer y abrazar. Desde que nació siempre he sido una mamá ausente físicamente, pero he tratado de darle todo lo que he podido, no de manera económica; sino en valores y cariño. Trato de cubrir la parte del padre, porque he estado sola desde el embarazo.

Me considero una mamá hasta cierto punto moderna. Antes necesitaba más paciencia, pero con el tiempo la vas adquiriendo, no sé si soy la mejor mamá pero para mi hijo soy la mejor mamá. Como no lo veo en todo el día, en la hora de la comida lo abrazo, le pregunto cómo le fue, qué tarea tiene, lo ayudo si me lo pide, en la noche a veces platicamos, lo persigno para dormir; pero eso sí, todos los días lo llevo a la escuela.

Todas las mamás tienen primero el rol de ser madres y después ser trabajadoras, pero en un porcentaje pequeño, porque si no trabajan no pueden mantener a sus hijos. En esta época hay muchas mujeres que somos madres y padres de familia a la vez. Me da mucho orgullo ver que es un niño bueno, un niño sano. Ahora que está más grande sentir un abrazo de él me reconforta mucho.

"Ver cómo han crecido mis hijos me llena de nostalgia y felicidad"
Nohelia, mamá de Ángel At Jarid y Gerardo Farid

Lo que más me gusta de ser mamá es el hecho de ser mamá. Desde pequeña siempre soñé con tener hijos. Mi ideal siempre fue tener dos hijos, preferentemente hombres; y aunque eso no se logra con sólo desearlo, se me concedió la oportunidad.

Me encanta ver cómo mis hijos han crecido, los recuerdo desde el primer momento en que los vi y los cargué siendo bebés y al compararlos en cada instante de su desarrollo, me provoca nostalgia y mucha felicidad.

Soy una mamá quisquillosa y exigente, tal vez por la formación que recibí en casa, pero traigo en la cabeza que uno de los padres debe ser el estricto cotidiano y el otro,el amistoso, y sólo mostrar su lado rígido en casos extremos. Aunque no suena o se ve muy congruente, creo que esas ocasiones es cuando me muestro como la mamá sensible y protectora.

Mis hijos actualmente tienen 10 y 16 años. A lo largo de su crecimiento he pasado por diferentes etapas y formas de combinar el ser mamá con mi trabajo, desde dejar de trabajar por un tiempo, trabajar desde casa, apoyarme con niñeras, recurrir a la llamada telefónica continua, etc. Lo que siempre ha sido indispensable y primordial es estar presente en los momentos importantes para mis hijos, como festivales, presentaciones, elaboración de trabajos escolares, paseos, etc. y estar siempre pendiente cuando se han enfermado. No puedo dejar de mencionar en este punto, la importancia y relevancia que ha significado para mí contar con el apoyo de mi esposo, quien es un excelente padre y ha logrado cubrir, en su caso, mis ausencias. Considero que él ha sido el principal respaldo en mi rol como madre y profesionista.

"Soy una mamá en proceso de mejora que quiere ser la mamá que mis hijas necesitan"
Alicia, mamá de Julieta y Victoria

Lo que más me gusta de ser mamá es disfrutar día a día la maravillosa experiencia de tener a mis gemelas, de ser testigo de su crecimiento y de sus logros. Me llena de orgullo tenerlas y experimentar el sentimiento más puro y hermoso que he tenido en mi vida.

Me considero una mamá consciente, muy preocupada por su bienestar, por su entorno y en proceso de mejora, con muchas cosas por resolver para ser la mamá que mis hijas necesitan.

Ser mamá y trabajar es vivir en un mundo caóticamente hermoso que no cambiaría por nada. Por supuesto que tiene sus dificultades, el apoyo de su papá es fundamental para que los engranes de la maquinaria funcionen, así como la ayuda que recibimos en casa y por supuesto que el soporte que recibes del círculo familiar también es indispensable cuando tienes hijos.

Ser mamá en la época actual te exige estar informada para saber qué es lo mejor para ellos, qué herramientas brindarles; porque al estar menos tiempo con ellos uno tiene que hacer que rinda.

Como mamá tengo muchas cosas que mejorar, están bien identificadas, pero la más importante es la paciencia, si uno es acelerado y lleva a cabo muchas actividades en el día, quiere que las cosas funcionen a su ritmo, pero cuando tienes hijos, especialmente gemelas, eso no es posible. Tus hijos te confrontan con tus defectos y te llevan a la acción, son grandes maestros.

Creo firmemente que si existieran horarios especiales para las mamás sería una decisión que tendría un impacto muy positivo en la vida de los niños, de las familias y de la sociedad; porque en esas familias se están formando las futuras generaciones y el mundo necesita personas con valores y bases cívicas sólidas.

"Como mamá trato de ser congruente con lo que digo y con lo que hago"
Esmeralda, mamá de Daniela

Lo que me gusta de ser mamá es sentir el amor más puro e incondicional, el que hace que tenga fuerza, que no sienta cansancio, el que hace que quiera ser cada día mejor y el que me recibe todos los días con un beso.

Soy una mamá un poquito regañona y gritona, pero también soy muy consentidora y trato de ser congruente con lo que digo y con lo que hago, porque luego ahí es donde nos toman la medida los hijos.

Trato de darle más tiempos de calidad que de cantidad, procuro siempre desayunar y cenar con ella y dedicarnos exclusivamente a contarnos nuestro día.

La mamá es parte primordial en la vida de cada ser humano y aunque hoy en día la mayoría trabaja, tenemos que buscar el balance entre el trabajo y los hijos, para darles tiempo de calidad, amor y seguridad.

Marina, mamá de Flor

Lo que más me gusta de ser mamá es que mi hija me dice que me quiere y me da las gracias. Cuando estoy con ella me gusta disfrutarla y ser cariñosa.

Creo que las mamás debemos ser responsables en el trabajo y, al mismo tiempo, no desatender a los hijos.